Trampa para monumentos

En 1988, con motivo de la celebración de los 450 años de la fundación de la ciudad, se realizó la construcción de un grupo de esculturas modernas para la Avenida El Dorado, al occidente de Bogotá. Más de veinte años después, el proyecto Trampa para monumento parte de la preocupación por el desplazamiento de las esculturas ante la llegada del plan de desarrollo de la ciudad. Cada encuentro con una escultura produce un diálogo atravesado por el juego, la imposibilidad y la caída. Esta muestra propone al espectador una confusión entre su cotidianeidad y su territorio mítico: el límite difuso entre lo público y lo privado, el arte y el bricolaje, la colección y el archivo, el video y la escultura. El proyecto presenta los primeros atisbos de la colección de trampas para monumentos.

 

Violeta Ospina

PDF