Residencias anteriores Laagencia Inn en Bogotá Laagencia en Residencia en la Tierra Radio Pachone Jose Alonso Jhon Robert Gabriel Rico Juan Moreno Adrián Gaitán Maj Britt Jensen Adam de Boer Eder Castillo Francesc Ruiz Luisa Fernanda Lindo Thomas Perraudin Dalila Camargo Harold Pardei Alfredo Román Wallace Masuko

OCTUBRE -NOVIEMBRE 2012

Eder Castillo (Tlalnepantla, México 1977. http://www.eder-castillo.blogspot.com/). Artista autodidacta.

Ver a Eder es jugar con el estereotipo del artista. Si uno se lo encuentra caminando por las calles de Chapinero, con sus chaquetas de cuero y pantalones entubados, probablemente lo último que piense es que está de visita en Bogotá para trabajar con la Fundación Gilberto Alzate Avendaño o que vino a residir en laagencia mientras desarrolla sus proyectos. Entonces, ¿quién es Eder? Eder es un artista autodidacta, quien ha generado propuestas de arte que retoman el espacio publico[1] combinando el uso de nuevas tecnologías y dinámicas sociales, en la confluencia de la arquitectura, la investigación artística y la antropología. Ha desarrollado muestras, conferencias e intervenciones, ha participado en diversas exhibiciones y festivales de arte, ha trabajado y colaborado en diferentes plataformas, desde gestor cultural, curador, jurado y docente. En sus proyectos convergen la investigación, la arquitectura, la antropología y otras disciplinas. Dentro del trabajo que realizará durante su estancia en esta ciudad también se encuentra una curaduría y una muestra de su trabajo personal, así como charlas para acompañar a los observadores. Así, si usted se lo topa por ahí y le nota ojeras, una mancha en la camiseta, o cara de cansancio, no vaya a pensar que se trata que se la pase de fiesta en fiesta (aunque tampoco lo descarte) sino que está preparándose para materializar algún interrogante mientras usted va, tan fresco, paseando.


[1] Entre estos se encuentra su “GuggenSITO”, un inflable que imita las formas del conocido Guggenheim de Frank Gehry, cuestionando los paradigmas del museo moderno como espacio para la cultura. En él, tanto niños como adultos pueden jugar, saltar, subirse con zapatos y rayar. Ellos se convierten, entonces, en los nuevos actores de este espacio-escultura, en los nuevos curadores y artistas, en tanto el GuggenSITO parodia e invierte al gran museo moderno. Es una burla y un desafío. El GuggenSITO se apropia de la capacidad legitimadora del museo para llevarla a la calle y devolverla a la gente. Para más información: http://guggensito.blogspot.com/.